Sinopsis

Lydia y Martín siempre han sido muy buenos amigos, hasta que Zac, el mejor amigo de Martín, lo convence para que empiece a salir con ella. Algún tiempo más tarde, Zac le dirá que la deje, que no vale la pena. Martín, que siempre ha sido un chico muy maleable, lo hará, por lo que la relación de Lydia y Martín se volverá bastante hostil… por culpa de su ruptura, Lydia se verá obligada a refugiarse en los brazos de Carlos, un amigo del colegio, más tarde ambos acabarán muy enamorados, Lydia de Carlos y Carlos de Ariadna, la mejor amiga de Lydia la cual tuvo un romance con Martín tres años atrás y aún sigue enamorada de él… ¿Y si al final Martín se da cuenta de que Lydia le gustaba de verdad? ¿Será tarde para arreglar su error? ¿Qué pasará entre tantos líos amorosos?

miércoles, 23 de mayo de 2012

Capítulo 22. Nuevos horizontes.

Capítulo 22.
(Narra Lydia).
Hacía ya tres días que habían dado las vacaciones de navidad y ya me había quedado sin cosas que hacer.
Mi abuela junto con mi madre y mi tía se tiraban el día por ahí o encerradas en la cocina, y yo no salía demasiado debido al frío o porque simplemente no tenía ganas de salir.
Fátima no podía estar mejor aparentemente, se había pasado desde que cortó con Álex poniéndolo como un trapo a cualquier persona que le preguntase el porqué de su ruptura… aunque por las noches la escuchaba gimotear en sueños mientras susurraba su nombre. Y a mí me miraba con hostilidad cada vez que podía, intentando echarme la culpa de que Álex rompiese con ella.

Los días pasaban rápido y eran algo monótonos, por la mañana me levantaba y desayunábamos en familia al lado de la chimenea, por la tarde veía una película navideña con alguna de mis primas y por la noche me quedaba con Elena mientras me contaba los líos que tenía con las amigas.
Incluso el día de navidad, que se suponía que debía ser una fecha señalada fue un total desastre, Elena, Cristina, Fátima y Marta estaban con sus amigas, la abuela, mi tía y mi madre se habían ido a dormir tempranísimo debido al cansancio acumulado todos estos días.
Al día siguiente nos dimos los regalos y todo pasó sin pena ni gloria.
La verdad es que fue bastante peor de lo que me esperaba.
[…]
Días más tardes, llegó por fin el fin de año. Me encantaba esa fecha.

(Narra Ariadna).
Estos días había estado con Carlos bastante tiempo, nos lo habíamos pasado muy bien y a mí me gustaba de verdad, cosa que me daba bastante miedo pues no quería enamorarme, pero con un chico como él era casi imposible no hacerlo. Sencillamente me encantaba.
[…]
Al contrario que la navidad, en mi familia sí se celebraba (un poco al menos) el fin de año.
Había estado todo el día ayudando a mis padres a preparar la gran cena del último día del año.
Eran las diez y media justo cuando empezamos a cenar, la mesa estaba repleta de comida variada pero en poca cantidad (pues sólo éramos tres).
—Teresa, te felicito. La comida está exquisita.—Dijo mi padre, halagador y educado como siempre.
—Oh, gracias Enrique, pero la ha preparado Ariadna en la mayor parte.—Sonreí, avergonzada.
La cena transcurrió con tranquilidad ya que mi familia no era muy habladora ni efusiva, por lo que no necesitábamos rellenar los silencios más de lo estrictamente necesario.
Eran ya las 23:45h cuando empezamos a recoger la mesa y mi padre trajo las uvas.
23:58, todos estábamos preparados para empezar a comer uvas.
23:59:25 Empiezan las uvas y mientras estoy tragando la segunda, me suena el móvil.
Algo molesta lo miro, a ver quién diablos me estaba llamando a esas horas.
Era de Carlos, un mensaje. Lo leí mientras mi padre me gritaba que quién se atrevía a mandar un mensaje en mitad de las campanadas.
Ariadna, yo quiero una vida contigo. Déjame hacerte feliz.
De fondo oí la efusividad con la que la presentadora anunciaba el año nuevo, a mis padres abrazándose y llamando a la gente para felicitarles, a mi madre zarandeándome para que me moviese y a mi padre gritando algo de “este año me apunto a un gimnasio”.
Pero yo sólo tenía ojos para el móvil. El mensaje. Su mensaje. No podía creerlo, los colores subían veloces a mis mejillas tan rápido como me surgía una enorme sensación de felicidad mezclada con miedo en el pecho.
Miedo porque temía llegar a enamorarme y que me pasara lo mismo que con Martín, miedo a herirme, a hacerme daño, miedo a fracasar otra vez.
Pero felicidad porque ahora mismo no podría desear nada mejor que estar con Carlos.
Levanté la cabeza, sonriéndole a mis padres y deseándoles un feliz año nuevo aunque lo único que en esos momentos me preocupaba era cuánto faltaría para poder ver a Carlos de nuevo.


(Narra Álex)
Hacía algunos días que ya lo había dejado con Fátima y aun así algo me decía que ella no se había olvidado de mí, suspiré. Esa chica me había traído más problemas que otra cosa, pero en fin.
Esa noche había querido quedar con Lydia, pero no había manera de contactar con ella… quería preguntarle si estaba enfadada conmigo, porque me caía realmente bien y no quería que por haber roto con su prima ella se molestase.

(Narra Carlos)
Estuve al menos cinco minutos pensando si debía mandarle el mensaje a Ariadna, pero finalmente me vi presionado pues las campanadas iban a anunciar el fin de año y quería que le llegase justo antes.
Ariadna tardó un poco en contestar, y su respuesta no fue la que esperaba… pero al menos no era un no rotundo.
Tenemos que hablar en persona, Carlos.
Mierda, tenía razón, había sido muy cobarde por mi parte no decírselo a la cara, pero tenía miedo… una chica tan especial como ella no era para mí. Un ángel de cabellos rubios y ojos azules no podía quererme como yo la quería a ella, porque estaba seguro de que ahora mismo haría lo que me pidiese, porque creo que estaba enamorado. Por primera vez en mi vida me había enamorado de verdad.
O quizás era más bien una obsesión, pero algo dentro de mí me decía que aquello era algo más, que la quería de verdad. Porque una chica como ella no se encontraba todos los días, y era sencillamente genial.
El resto del día me quedé como en las nubes, saludando a los familiares por teléfono, deseándoles a todos un feliz año… sin que supieran que lo que realmente me inquietaba era la respuesta de Ariadna… o más bien cómo le formularía la pregunta correctamente. Quería ser un hombre, su hombre. Y quería serlo bien.

9 comentarios:

Cristy dijo...

¡¡Oh madre mía!! ... Genial, espectacular, increíble, maravilloso, fantástico, emm...no se me ocurren ahora mismo más palabras que puedan expresar lo mucho que me ha gustado este capítulo.

Hay que admitir que se echaban de menos ya a estos chavales, pero supongo que o no has tenido tiempo o no te ha llegado la inspiración o con lo exámenes y demás, no has podido. Pero aún así sigues escribiendo cada vez mejor, en serio, ¡¡FELICIDADES!! Yo te pongo un 10, eres increíble (igual que tu historia).

Y aunque lo dudes y/o pienses, lo digo totalmente en serio. Eres una ESCRITORA MARAVILLOSA. ;D

CuatroTequieros dijo...

Muchísimas gracias Cristy :$ Me sacas los colores >.<
Me alegra que te haya gustado :D

Sí, la verdad es que no he tenido nada de tiempo, y me sabía fatal no actualizar en tanto tiempo >.< Pero en fin, para pasar el rato tenéis ahí mi ask, para hacerme preguntas <3
¡Gracias! ¡Eso es lo que intento por todos los medios, mejorar! :D

Anónimo dijo...

me encanta, me encatanta me encanta, waoo me a encantado esta super bien este capitulo estoy deseando saber lo que pasara entre ariadna y carlos me encanta el mensaje de carlos, pero creo k se lo deberia de aber dicho en persona muchas felicidades adios

Anónimo dijo...

Mee encantaaaaaa ya decia yo q ya no escribiaas sige asii!!!!

CuatroTequieros dijo...

Anónimo1: muchísimas gracias por vuestro apoyo ^^
Sí, pero Carlos también tenía miedo al rechazo... pobrecito, hay que entenderlo xD
¡Gracias! :D

Anónimo2: ¡Muchísimas gracias! :D Intento mejorar ^^ y sí, lamento muchísimo la tardanza >.<

Anónimo dijo...

oooohhhhh! meeee eencaaaataaantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

Leiiretxuuu ♥ dijo...

ME encantaa?? Cuando subes el 23?? Tengo muchas ganas... <3

Afrodita Delirios dijo...

Andaba perdida por la red y me he encontrado por casualidad con tu blog!!! Decirte que llevo un buen rato leyendo y estoy verdaderamente enganchada!!! Enhorabuena, felicidades!!!! Me hago seguidora desde ya mismo!!!

De paso, te invito a que sigas el mío, recién estrenado!!!

http://losdeliriosdeafrodita.blogspot.com.es/

CuatroTequieros dijo...

Anónimo: ¡Muchísimas graciaaaas! :D

Leiiretxuuu ♥: ¡Ya está subido! :D ¡Me alegra que te guste ^^

Afrodita: Vaya, pues me alegra que te guste ^^

¡Claro, ahora me paso! ^^