Sinopsis

Lydia y Martín siempre han sido muy buenos amigos, hasta que Zac, el mejor amigo de Martín, lo convence para que empiece a salir con ella. Algún tiempo más tarde, Zac le dirá que la deje, que no vale la pena. Martín, que siempre ha sido un chico muy maleable, lo hará, por lo que la relación de Lydia y Martín se volverá bastante hostil… por culpa de su ruptura, Lydia se verá obligada a refugiarse en los brazos de Carlos, un amigo del colegio, más tarde ambos acabarán muy enamorados, Lydia de Carlos y Carlos de Ariadna, la mejor amiga de Lydia la cual tuvo un romance con Martín tres años atrás y aún sigue enamorada de él… ¿Y si al final Martín se da cuenta de que Lydia le gustaba de verdad? ¿Será tarde para arreglar su error? ¿Qué pasará entre tantos líos amorosos?

jueves, 8 de marzo de 2012

Capítulo 15. Besos furtivos.

Capítulo 15.
(Narra Martín)
Hasta el lunes seguía sin poder ir a clase gracias al idiota de Carlos, el nuevo amiguito de Lydia.
Odiaba que me hiciera esto, yo la quería más que nada en este mundo ¿y me lo paga así?
El timbre interrumpió mis pensamientos, seguro que era Ariadna.
—Pasa, está abierto. Cierra al entrar, por favor.—Tener a Ariadna me venía bastante bien, era una chica extraña pero fácil de manejar si sabías cómo.
Y yo lo sabía. Es de ese tipo de chicas que si sabes hacerles entender que las comprendes, las tienes comiendo de la palma de tu mano. Además sabía que ella aún no había superado lo nuestro.
—Hola Martín, ¿Estás mejor? —Me preguntó, casi como si yo estuviese enfermo.
—Claro, son cosas que hay que superar. Pero dime, no habrás venido para preguntármelo, ¿no? ¿Ha pasado algo?—Inquirí, con la certeza de que había habido novedades.
—Mmmm... sí, Lydia quería que quedásemos ella, Carlos y yo. Fuimos a un concierto.
Apreté los labios de rabia. No podía soportar el imaginarme a Lydia allí, en un concierto, con tantísima gente apretando su cuerpo, tocándola. Sólo de pensarlo me hervía la sangre.
—¿Había mucha gente?—Casi resoplé.
—No, eran unos chicos que aún están empezando, amigos de Carlos.
Me relajé, no había mucha gente. Corría el aire.
—¿Qué tal? ¿Cómo estuvo el chico?—Dejé escapar algo de veneno al pronunciar chico, haciendo que se viese el aprecio que me causaba.
—Martín... Carlos es majo. No vamos a ser super amiguitos, pero no es mal chico, si todo esto lo haces por Lydia... yo creo que va siendo hora de que la dejes ir, en serio. No te está haciendo ningún bien, ¡te han echado del instituto por esto! Además, aunque no te caiga bien, Carlos la trata bien y se nota que se gustan.—Eso me sentó como una patada en el hígado.
Iba a enfurecerme con Ariadna y pagarla con ella de malas maneras, cuando se me ocurrió una brillante idea.—Por eso creo que es mejor que empieces a expandir horizontes... ya sabes, empezar a mirar a más chicas... no... no sé si me entiendes... —Murmuró Ariadna mientras poco a poco iba acercando su rostro al mío, dejando claras sus intenciones, precisamente las que yo esperaba.
Siguiéndole el juego, me acerqué un poco más a ella, haciendo que mi aliento acariciase sus labios.
—Creo... que te entiendo, Ariadna. —Pronuncié lentamente su nombre, dejando que viese el movimiento suave de mis labios. Clavándole la mirada en sus preciosos ojos azules, como hacía tres años cuando éramos novios. Jugando sucio.
—Ariadna...—Dejé caer su nombre estando muy cerca de su boca, más cerca de lo que ella podía soportar. Quería que fuese ella quien lo pidiese.
—Hmmm... Martín...—Casi gimió.
—¿Qué quieres?
—Hazlo, por favor.—No iba a ser yo quien diese el primer paso.
—Bésame.—Sonreí, no había perdido nada de práctica con Ariadna.
La besé, primero despacio, suave, con delicadeza, como sabía que a ella le gustaba.
Pero ese día estaba cabreado, quizá demasiado, el simple hecho de imaginar a Lydia con Carlos hacía que me ardiesen las tripas. Necesitaba desahogarme por lo que tomé a Ariadna de la cintura y la atraje hacia mí, fuerte, decidido.
—Te he echado tanto de menos, Martín. —Dijo entre beso y beso.
No le contesté, tampoco iba a ser tan cabrón de decirle que yo también.
Aunque en cierto modo tenía razón, había olvidado la suavidad y timidez de su lengua, ella besaba muy distinto que el resto de chicas. Era un beso puro, suave, dulce... no era como Lydia, por ejemplo.
Me sentí mal por estar comparando en ese preciso instante.
Estuvimos besándonos hasta que tomé el control de la situación y la tumbé en el sofá, prolongando el beso.
Fui terminando con pequeños besitos en sus labios, nariz y mejillas, besando su rostro por completo. Puede que no la quisiese, pero la chica era increíblemente guapa.
—Ariadna, tienes razón, tengo que expandir mis horizontes con respecto a las chicas... pero quiero a Lydia más de lo que te puedas imaginar —Noté como se le cristalizaron los ojos y lo sentí por ella, no debía estar pasándolo nada bien— así que simplemente te pido que me mantengas al día de su relación con Carlos. Supongo que es mi vena masoquista, pero quiero saber cómo van y mantenerla alejada de él, no me cae bien y no lo veo bueno para ella. Por favor, Ari. —Le susurré al oído mientras le colocaba un mechón de pelo tras su oreja.
Se mordió el labio inferior, pensando, sopesando todo lo que acababa de ocurrir... y cuando estaba a punto de decir que no, la volví a besar, dejando que se embriagase de mi olor que tanto sabía que le gustaba.
—Ariadna, ¿lo harás, por mí? Por favor, sólo lo hago por ella... además, te prometo que abriré nuevos horizontes—Le soplé al oído, con nuestras caras a poquísimos centímetros.
Esta vez no dijo que no, sino que asintió casi hipnotizada.

(Narra Lydia)
Estuve más tiempo del estrictamente necesario preparándome para la cita con Carlos.
Pensaba darlo todo, quería muchísimo a Ariadna, pero Carlos era especial, distinto, no podía dejarlo escapar, ahora no.
Gracias a él me había recuperado muy rápido de la ruptura con Martín, Carlos era mi salvación, un chico inteligente, guapo, simpático, con gracia,... tenía todo lo que podía pedir.
Al final me puse una blusa escotada y unos pantalones vaqueros ajustados, tampoco quería que pareciese que me había arreglado demasiado.
Salí corriendo con el bolso que reservaba para ocasiones así.
Cerré la puerta de un golpe, acordándome de que tenía las llaves dentro...
Mierda, ¿Qué hago ahora? Bueno, es igual, después llegarán mis padres, ya me abrirán ellos.—Pensé.
Fui tranquilamente hasta Pino Tuerto, donde ya me esperaba Carlos apoyado en un poste, sonriéndome.
Vestía unos vaqueros caídos con una camiseta gris y una chaqueta americana.
Un estilo desaliñado que me encantaba.
—Hola, ¿Qué tal?—Saludé.
—Genial ahora que te veo, ¡Qué guapa, Ly!—Dijo a modo de cumplido.
—Gracias, ¿a dónde te apetece ir?—Intenté mirar hacia otro lado para que no se me notase el sonrojo.
—Había pensado en ir a tomar una coca cola, algo tranquilo, no tengo muchas ganas de fiesta y así podemos hablar a gusto ¿Qué dices?—Preguntó mientras echaba a andar.
—Sí, por mí genial. —Recordé por lo que él había dicho de quedar, para “hablar sobre lo mío con Martín”. No quería hablar de eso con él, pero quizás tenía razón y hablarlo me venía bien. Hay que cerrar capítulos para abrir otros nuevos.
—Siento ser tan brusco, pero Lydia, yo no te veo bien... ¿Habéis hablado Martín y tú?—Preguntó.
—Más o menos... digamos que hemos dejado claro que ya no estamos saliendo—Aclaré, por si le quedaba alguna duda.
—Normal, después de aquello... serías muy tonta si no cortases con ese... con ese idiota. Jamás se ha de usar la violencia para solventar problemas.—Profirió con una elegancia extraña en él.
—Lo sé, por eso cortamos. Pero no te preocupes por mí estoy mejor, de verdad.—Le expliqué, no queriendo que pensase que seguía enamorada de Martín.
—¿De verdad? No quiero que estés mal por ese tío, en serio, no te merece. —Sonreí, como si yo fuese para tanto.
—Lo dices como si fuese especial o algo.—Solté, de pasada, pero queriendo que dijese que para él lo era.
—Claro, todo el mundo es especial a su manera, eres diferente, pronto seguro que tienes a un tío que sepa valorarte como te mereces, Ly ¡No te amargues!—Me animó.
—Gracias, pero ya te he dicho que estoy bien, en serio.
Habíamos llegado ya a la cafetería, él pidió una coca cola normal y yo una zero.
Cogí mesa y me quedé esperando a que llegase. Necesitaba cambiar de tema, no quería hablar de Martín más.
Al llegar con los refrescos, continuamos hablando un rato más del tema hasta que, poco a poco, empezamos a hablar de sus cosas, por lo visto, había aprendido a hacer un salto nuevo con el skate.
La charla fue amena y de temas sin verdadera importancia, por lo que la tarde se pasó con rapidez.
—Ly, hay que irse yendo ya, es tarde, vamos, te acompañaré a casa—Me encantaba que me acompañase a mi casa.
A la vuelta la conversación fue algo distinta, él estaba más cercano.
—... sí, porque estaba yo hablando con Kike... —Vino una ráfaga de viento y me estremecí, se me había olvidado la chaqueta en casa y hacía un frío increíble al salir del local.
—¿Estás bien?—Se preocupó.
—No es nada, sólo que hace frío.—Dije mientras me frotaba los brazos.
—Normal, vas demasiado fresca para el tiempo que estamos, toma anda—No me dio tiempo de rechazar su chaqueta cuando ya me la estaba poniendo sobre los hombros. Iba a quitármela y a devolvérsela cuando noté que olía a él, era increíble... me encantaba su olor, así que disimuladamente la apreté más contra mí pues en cierto modo se sentía como si fuese él mismo quien estuviese dándome calor.
—G-gracias Carlos, no hacía falta... —Me sonrojé.
—La pena es... que no podré ver lo bien que te quedaba la blusa, Ly. —Susurró bajito.
—Bueno, ahora puedo verte yo a ti, es justo, ¿no?—No supe de dónde me salió el valor para decírselo, pero lo hice.
Seguimos riendo y tonteando un poco hasta que llegamos a la puerta de mi casa, para entonces ya lo había decidido.
Esa tarde me había dado más de un motivo para pensar que cabía la posibilidad de que yo le gustase aunque fuera un poco, por lo que me iba a lanzar antes de que se fijase en otra.
Justo cuando se iba a ir, lo llamé.
—Carlos... —Se giró, aún con la camisa gris, sin la chaqueta.—Te olvidabas esto—Fui acercándome a colocarle la chaqueta sobre su espalda, quedando nuestros rostros bastante cerca.—Muchas gracias—Le susurré al oído, mientras con mis labios iba recorriendo su mentón hasta llegar a sus labios, besándolos con timidez, esperando su respuesta.
Se quedó un momento rígido, sin corresponder el beso.
Pero cuando ya pensaba que tenía que rendirme, cuando iba a separarme, me agarró de los costados, atrayéndome hacia él, besándome.
Me encantaba el tacto de su pelo enredado entres mis dedos, era tan suave... y sus labios, tan varoniles...
Una oleada de emociones me recorría de la cabeza a los pies, haciendo que mil mariposas revoloteasen libres dentro de mí, por dentro tenía unas ganas de gritar increíbles, si no fuera por lo ocupados que estaban mis labios creo que ya lo hubiese hecho.
Nuestras lenguas se buscaban, necesitándose, quizás no de la misma forma, pero si él me había correspondido el beso, por algo sería.
Estuvimos así hasta que nos faltó el aire y paramos... sólo para volvernos a besar.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

muuy bonitoo este capitulooo me encantaaa! pero carlos n qeria a aridana? jajaja de todas maneras me gusta la pareja de carlos y lydia jiji

CuatroTequieros dijo...

¡Gracias, me alegro de que te guste! :D

Jajaja, eso se sabrá en los próximos capítulos ^^ Ya se verá, se verá ;D

jajaj sí, ¿es bonita, no? :D

Cristi dijo...

¡Madre mía! Cuando he visto que ya estaba el capítulo 15 me ha encantado. Lo que veo raro es el caso de Carlos; le gusta Ariadna pero besa a Lidia, ¿ein? Pero aún así es chulísimo, ¡¡me encnata!! Cada vez lo haces mejor. FELICIDADES. Un beso y sigue así. :)

CuatroTequieros dijo...

Me alegro mucho de que te haya gustado, Cristi :D
Jajaja, ¿nadie lo entiende? :D Tenía pensado meter aquí un ''Narra Carlos'' pero he preferido dejarlo para más adelante, ya lo veréis :D
¡Gracias, de verdad! :D
Me alegro, y a eso aspiro, a mejorar :D
Un beso y eso procuraré :D

Anónimo dijo...

me gusta la intriga que has puesto sobre si carlos quiere a lydia o a ariadna, pero me tienes intrigadisima sobre lo que va a pasar, lo que piensa carlos..etc.
cada vez me gusta mas el argumento de la historia, sigue asii ^^

CuatroTequieros dijo...

¡Gracias, me alegro de que te guste! :D

Jajaja, intentaré actualizar pronto para que te quites la intriga :)

¡Intento mejorar cada día! :D

¡Muchas gracias a todos vosotros que me seguís y comentáis! :D

Anónimo dijo...

pon ya el capitulo 16 que me tienes muy intrigada me a encantado este capitulo, lo que no entiendo es porque carlos besa a lydia...

CuatroTequieros dijo...

Intentaré subirlo cuando pueda :) Estoy algo liada ahora mismo, perdonad.
Me alegro de que te gustase :D
Eso (creo) que lo descubriremos en el capítulo 16 ;)
¡Gracias!

Anónimo dijo...

Dios mio! empecé ayer a leer y ya me lo he acabo, es genial. Capítulo 16 pronto eeeh? :)
Un beso.

CuatroTequieros dijo...

¡Me alegra que te guste! :D
Sí, intentaré subir pronto :D

Anónimo dijo...

me encanta tia, mas bien me encantas e.e , quiero ya el 16 ! Porfavor es un ficcio esta novela jajaja

CuatroTequieros dijo...

¡Me alegro de que te guste! :D ¿Te encanto? ¿En el sentido de que te gusta cómo escribo? xD Bien, me alegro, intento mejorar ^^

Jajaja, intentaré subir en cuanto pueda ^^

Anónimo dijo...

me E N C A N T A A A A A! Estoy deseando que escribas ya el proximo capitulo, enserio.. son geniales :D

CuatroTequieros dijo...

G R A C I A S :D
Intentaré subirlo lo antes posibe, de verdad :D
¡Muchísimas gracias! ^^

Anónimo dijo...

cieelii a la que as respondido :
¡Me alegro de que te guste! :D ¿Te encanto? ¿En el sentido de que te gusta cómo escribo? xD Bien, me alegro, intento mejorar ^^

Jajaja, intentaré subir en cuanto pueda ^^

me encantas como escribes! jajaja, gracias por esta novela, me encanta, de donde te sacas tantas ideas? :)

CuatroTequieros dijo...

Jajaja, pues muchísimas gracias, me alegro de que te guste :D
De verdad, ¡Gracias! :D

Jajaja, pues si te digo la verdad, no lo sé... tengo que pensar mucho, por eso tardo en subir capítulo xDD

PD. ¿Quién eres? :D Me refiero, ¿Me conoces de tuenti o twitter? :)

Anónimo dijo...

noo jaja, pero te quiero agregar ! pasame tu direcion de twitter :)

CuatroTequieros dijo...

En twitter soy: @CuatroTequieros y en tuenti: Cuatro Tequieros Blogger
¡Encantada de aceptarte! :D
Graciaaas :)
PD. Si no me conoces de tuenti ni twitter, como supiste de mi blog? :O

Anónimo dijo...

porque busque en google una pagina en la que aparecieran personajes de novela, para lengua, osea nombres, y en taringa, vi a una chica que me puso esta direccion. Y empece a leerte, ara una semana :))

CuatroTequieros dijo...

Oh, vaya, eso sí que no me lo esperaba xD
¡Pues tendré que darle las gracias a esa chica! xD
Me alegra que de una forma u otra hayas encontrado el blog (:

Anónimo dijo...

jajaja , no me a cuerdo ni lo que puse en taringa xD
Muchas gracias, por cierto soy @noelialeon99 en twitter, aceptame(:

CuatroTequieros dijo...

¡Vaya! ¿Eres tú la que lo anunciaste en taringa? Muchas gracias :D
Sí, ya te sigo ^^

Anónimo dijo...

muchas gracias:D