Sinopsis

Lydia y Martín siempre han sido muy buenos amigos, hasta que Zac, el mejor amigo de Martín, lo convence para que empiece a salir con ella. Algún tiempo más tarde, Zac le dirá que la deje, que no vale la pena. Martín, que siempre ha sido un chico muy maleable, lo hará, por lo que la relación de Lydia y Martín se volverá bastante hostil… por culpa de su ruptura, Lydia se verá obligada a refugiarse en los brazos de Carlos, un amigo del colegio, más tarde ambos acabarán muy enamorados, Lydia de Carlos y Carlos de Ariadna, la mejor amiga de Lydia la cual tuvo un romance con Martín tres años atrás y aún sigue enamorada de él… ¿Y si al final Martín se da cuenta de que Lydia le gustaba de verdad? ¿Será tarde para arreglar su error? ¿Qué pasará entre tantos líos amorosos?

sábado, 11 de febrero de 2012

Capítulo 12. ¿Premoniciones?

Capítulo 12
Carlos me dijo que habían expulsado a Martín el resto de la semana, lo que hizo que me sintiera insegura y a la vez, angustiada.
Intenté repasar mentalmente lo ocurrido, quizás no iba a pegarme a mí sino que volvía a golpear la pared… o quizás no… de todas formas, lo había estado pensando mucho. En el caso de que aún siguiésemos siendo novios, no duraríamos mucho más. Esto se había acabado.
Mientras me disponía a marcar el número de Martín, recordé cómo se había preocupado Carlos, había estado consolándome durante el resto de la jornada escolar…

—¿Qué quieres, Lydia? ¿No te basta con que me hayan echado? —Dijo con un tono seco, áspero.
—¿Ni tan siquiera me pides perdón, Martín? ¡Qué triste! Intentas pegarme y además te parece mal que te hayan expulsado.
¿Has llamado para algo más? Estoy ocupado—Reprimí las ganas de insultarle, había llamado para aclararle que en el mismo momento en el cual me levantó la mano, habíamos cortado.
Pero por su tono de voz y su forma de hablar, supuse que no hacía falta, él ya lo tenía que tener más que claro.
—Solo quería ver si eras lo bastante hombre como para pedirme perdón, ahora veo que no. Adiós, nada más.—Me mordí el labio, no quería llorar, no pensaba llorar por un chico como él.
—¿Por qué me hace esto? ¿Acaso no significo nada para él? ¿Acaso no se da cuenta de lo mucho que lo quiero, de que yo lo paso peor que él con esto? —Pensé, mientras finalmente dejaba caer algunas lágrimas, resbalando por mi mejilla hasta mojarme la camiseta.
Seguí martirizándome pensando en por qué había tenido que salir mal… y recordé lo que una persona me  había dicho hacía bastante tiempo.
Nunca debes salir con tu mejor amigo, si sale mal la relación jamás volverá a ser la misma.
Quizás era cierto que últimamente había estado pasando más tiempo con Carlos, pero la culpa fue suya ¡Si no hubiera faltado no tendría que haber hecho el trabajo con él! ¡No podía ponerse celoso por eso! Además, él lo hizo con Lara y yo nunca me quejé.
Y entonces lo pensé ¿Me gustaba Carlos? ¿Martín tenía razón para estar celoso? La respuesta estaba sin aclarar, por supuesto que seguía queriendo a Martín, no podía superarlo de la noche a la mañana… pero algo me decía que al final acabaría por pasar página… y por otra parte, tenía ganas de estar con Carlos, tenía ganas de que me consolase…
Me quedé parte de la tarde en mi habitación, llorando y con Lucky como única compañía, su piel peluda y el tacto sedoso resultaban muy confortantes.
El teléfono sonó, esta vez el de casa. Corrí al de la mesita de mi cuarto para ver el identificador de llamadas.
Era Ariadna.
Chiqui, me he enterado de lo que ha pasado. ¿Estás bien? Parecía afligida.
No tenía ganas de hablar con nadie, por eso no se lo había contado…
—No realmente, pero se me pasará. —Contesté un poco más seca de lo habitual.
Venga Ly no te amargues. Se la oía tan jovial y con tanta vitalidad, hasta parecía otra. No tenía ganas de agobiarla con mis problemas.
—Oye, tengo que irme a hacer deberes. Nos vemos mañana. —En realidad, no era una mentira del todo. Tuve que irme a terminar los deberes de verdad, aunque si hubiese querido seguir hablando, podría haberlo hecho sin problemas.
Preferí no preocuparla con esas cosas ahora, ya se lo contaría todo más adelante.
[…]
Al día siguiente, cuando llegué a clases vi con alivio que Martín no estaba, no tenía ganas de enfrentarme a él.
—Carlos… yo… esto… no te lo agradecí debidamente. Muchas gracias, no sé qué hubiese pasado si no llegas a estar ahí.—Le dije en cuanto lo vi, echado en el marco de la puerta de clase, mirándome como si no hubiese pasado absolutamente nada.
—¿Qué dices? No tienes que agradecer nada, solo te devolví un favor. —Contestó mientras me guiñaba un ojo—¿Eh o no, pelirroja? —Se rio mientras se iba a sentar, pues el profesor ya había llegado.
Tenía razón, no lo había hecho por nada más, yo lo consolé cuando a su padre le había dado el infarto al corazón así que él me consolaba a mí ahora. Punto. En parte eso me desilusionó bastante, pues en el fondo guardaba la esperanza de que fuese por algo más…
¡Qué tonterías piensas, Lydia!—Me recriminó una voz dentro de mi cabeza.
Da igual, tengo que agradecérselo de alguna manera—Contestó otra a modo de excusa para estar con él.
Estuve pensando… ¿Cómo podía quedar con él sin que se notase que era por el simple hecho de estar con él?
[…]
Al final de la clase lo llamé, haciendo que dejase de hablar con Andrés para mirarme.
—¿Qué pasa pelirroja?—Aprecié el tono amigable que usaba siempre conmigo.
—Yo… mañana quedaré con Ariadna, y me preguntaba si querías venir. —La excusa la había estado meditando, si Ariadna no quería venir, sería su culpa que Carlos y yo nos quedásemos solos.
—¿Esa no es la chica a la cual golpeé sin querer en el partido de baloncesto?—Me miró, sarcástico.
—Sí, pero ya lo ha olvidado—Mentí.
—Bueno, pues de acuerdo, como quieras. No tengo nada que hacer. ¿Qué planes hay?—Me bloqueé, no había pensado en eso.
—Eh… pues no lo sé… lo que surja… quizás vayamos al parque… o al cine, no sé, ya haremos algo ¿tú qué quieres?—Pregunté, intentando que él decidiese.
—Me da lo mismo realmente, pero dile a tu amiga que intente no ser tan borde conmigo ¿de acuerdo?—Asentí, avergonzada.
[…]
En el recreo Ariadna y yo nos fuimos a los baños, ¡Eran el sitio perfecto para hablar de nuestras cosas!
—Oye, Ariadna… ¿te apetece quedar mañana con Carlos y conmigo? Para dar una vuelta, ir al cine o hacer algo…Si no quieres no pasa nada.—Deseé con todas mis fuerzas que me dijese que no podía.
—Mmm… —Pareció pensárselo, como si fuese algo totalmente inesperado.—Claro que sí Lydia. ¿Sobre qué hora?—Intenté disimular mi asombro, ¿Por qué había dicho que sí? ¡Se suponía que no soportaba a Carlos! Fruncí los labios involuntariamente, fastidiada.
—Hmm… sobre las 17:30 ¿Te va bien? No sabemos dónde ir, ya se verá. —Mi voz sonaba algo reticente, borde.—¡Bueno, pues nos vemos! ¡Hacía tiempo que no quedábamos!—Suavicé el tono, después de todo, era Ariadna, no era como si me disgustase quedar con ella. Con mi mejor amiga.
[…]
[…]
Esa noche soñé algo extraño… algo sobre Carlos y Ariadna… en el sueño ellos… se besaban. ¿Se besaban?.

16 comentarios:

Paula dijo...

Me encanta la historia :) Engancha!

Anónimo dijo...

Me encanta la historia, ya espero el siguiente capitulo :D

CuatroTequieros dijo...

Muchas gracias :D Me alegro mucho de que os guste ^^
Gracias de verdad :)
y no olvidéis que podéis seguir el blog desde vuestra cuenta twitter haciendo click en ''Participar en este sitio'' :D

Anónimo dijo...

Cada vez me gusta más! Admiro tu trabajo! ;)

CuatroTequieros dijo...

Muchísimas gracias, de verdad nadie sabe lo que son vuestros comentarios para mí :D

Natalia Fernandez dijo...

Me encanta!!! Sube el siguente cuanto antes y me avisas por el tuenti, un beso, y recuerda, chulisisimo ;) un beso! <3

CuatroTequieros dijo...

Muchas gracias ¡De verdad! :D
Sí, en cuanto suba te aviso ^^
Un beso y ¡gracias!

Anónimo dijo...

Guau... ese sueño no puede ser verdad....!>.<

CuatroTequieros dijo...

No se sabe, ya se verá :)

mJ dijo...

Me ha gustado ^^
Aunque..no entiendo mucho la actitud de Martín ^^
Pero..por lo demás genial!!
Me ha encantado..como todo los demás
BESOS!!

CuatroTequieros dijo...

Me alegro de que te guste, pregunta lo que quieras, si puedo, te solucionaré las dudas :)
Me alegro de que os agrade, muchas gracias. :)

Elena G. dijo...

me ha gustado en genera, porque lydia se da cuenta de lo que va sintiendo por carlos, pero aun asi lo veo un poco falto de sentimiento, me gustan las cosas con mas detalles, y no que todo surja tan rapido, es decir, que ella explique mas como se siente cuando está con el, miradas furtivas, sonrisas que la emboben, etc..
pero aun asi, me gusta bastante

CuatroTequieros dijo...

Bien, me alegro de que te siga gustando, vuestra opinión es muy importante :)
Hmmm con respecto a que está falto de sentimientos... sí, intentaré mejorarlo... aunque también es cierto que Lydia no está aún pillada ''de verdad'' de Carlos, ¡Acaba de romper con Martín! Pero sí, entiendo lo que dices, más detalles... ¡Gracias! :D
Me encanta que me ayudéis a mejorar :)

yo:) dijo...

estoy de acuerdo con Elena G.

Anónimo dijo...

¡Pfff! Hace ya una eternidad que no sale un nuevo capítulo... vas a crearme hipótesis ;3
Tenía que decirte que tus títulos de cada capítulo son bastante buenos, muestran exactamente de lo que trata el episodio con tan solo una palabra; lo que es excelente, vamos.
Espero que, motivada por este gran comentario carente de algún sentido, nos concedas el privilegio de leer otro fragmento más de esta historia (íha yotse euq dareucer) que, a mí por lo menos, me tiene sutilmente interesada... ;3
Creo que finalizaré con otro ''emblema''/''signo de presencia'' que me caracteriza: Pues eso <3

Nócnira (MSMM)

CuatroTequieros dijo...

yo:): Intentaré mejorar ese aspecto, gracias ^^

Nócnira: Ahora mismo me pondré a escribir :)Jaajaja, es algo que intento hacer siempre, me gusta hacer buenos títulos aunque no siempre lo consigo.
Sí, lo recuerdo.
¡Me alegra que te siga gustando! :D
Jajaj de acuerdo ;3