Sinopsis

Lydia y Martín siempre han sido muy buenos amigos, hasta que Zac, el mejor amigo de Martín, lo convence para que empiece a salir con ella. Algún tiempo más tarde, Zac le dirá que la deje, que no vale la pena. Martín, que siempre ha sido un chico muy maleable, lo hará, por lo que la relación de Lydia y Martín se volverá bastante hostil… por culpa de su ruptura, Lydia se verá obligada a refugiarse en los brazos de Carlos, un amigo del colegio, más tarde ambos acabarán muy enamorados, Lydia de Carlos y Carlos de Ariadna, la mejor amiga de Lydia la cual tuvo un romance con Martín tres años atrás y aún sigue enamorada de él… ¿Y si al final Martín se da cuenta de que Lydia le gustaba de verdad? ¿Será tarde para arreglar su error? ¿Qué pasará entre tantos líos amorosos?

lunes, 30 de enero de 2012

Capítulo 10. Fuerte y feroz.

Capítulo 10
—Eh, Carlos, ¿te apuntas a unas rondas?—Le gritó un chico desde el sitio donde el resto patinaba.
—No Kike, vengo otro día. Nos vamos ya que es tarde—Se levantó, instándome para hacer lo mismo.
—Es tarde, ¿te llevo a tu casa ya?—Me sorprendió el ofrecimiento, pero acepté.
—Carlos, antes tengo que recoger la cámara y el resto de cosas de tu casa.—Le recordé.
Asintió, dando a entender que no lo había olvidado.
—Carlos, mañana ¿a qué hora quedamos?
—Mmm… la grabación no está ni empezada ni planteada, así que tendremos que quedar temprano… ¿te va bien sobre las 9:30h? —En realidad me parecía demasiado temprano (teniendo en cuenta que me tendría que levantar como mínimo media o una hora antes para prepararme), pero no pude negarme si me miraba con esa sonrisa que cada vez me gustaba más.
—Claro, a las 9:30 me viene perfecto.—Mentí.
Se carcajeó.
—Te haré madrugar, así en lo primero que pensarás al levantarte, será en mí.—Lo pensé, y tenía razón…
—Idiota…—bromeé, dándole un codazo en las costillas.
[…]

Recogí mis cosas de su casa y justo al irnos (pues iba a acompañarme), me dijo:
—Pelirroja, ¿Por qué no dejas aquí la cámara, si de todas formas vendrás mañana?—Me mostré reacia, pero tenía razón, no tenía ganas de llevarme el trípode todo el camino a casa cuando podía dejárselo a él.
—Vale, tienes razón… pero cuídalos, ¿eh?—Sonrió, guiñándome un ojo.
Mientras me acompañaba a mi casa, noté que estaba bastante más decaído, pero supuse que sería porque al ver a su madre en la habitación, se había acordado de su padre, aún en el hospital.
Estuvimos casi todo el camino sin hablar.
—Gracias por acompañarme, Carlos.—Le agradecí mientras me despedía.
—De nada, pelirroja.—Fue a darme un beso, pero el acto me sorprendió y me giré, haciendo que sus labios se posasen en la comisura de los míos.
Sentí un revoloteo en el estómago, totalmente involuntario.
Noté que mi rostro se sonrojaba por momentos, por lo que subí inmediatamente a mi casa.
[…]
Después de asearme y ponerme el pijama, me acosté, pensando en el casi beso con Carlos.
¿Había querido yo que se produjera? ¿Sería capaz de olvidar a Martín tan rápido? ¡No! ¡Martín y yo seguíamos siendo novios! Me reafirmé, negándome a creer que me empezaba a gustar Carlos. Yo estaba saliendo con Martín, con él y con nadie más.
Martín. Martín. Martín…
[…]
Miré el reloj… 9:05h.
Empecé a maldecir, me había quedado dormida.
Fui corriendo a lavarme los dientes y ducharme pues no tenía tiempo para desayunar, cuando hube terminado de vestirme, corrí a casa de Carlos, pensando sobre qué podríamos hacer el vídeo.
[…]
Miré la hora, 9:37h, había llegado tarde.
Al llegar, Carlos me esperaba en la puerta, apoyado en el marco.
—Eh, pelirroja ¿Qué tal? Ya pensaba que no llegabas, ¿se te pegaron las sábanas?—Se mofó.
—Qué viejo, Carlos… y sí, me he quedado dormida—Acepté, algo avergonzada.—Disculpa—Meneó la cabeza, diciéndome que no me preocupase.
—¿Has desayunado? He preparado algo, ¿te apuntas?—Invitó.
Iba a negarme, pero el ruido de mis tripas me delató.
—¿Qué quieres?—Me preguntó, señalando una gran cantidad de comida en la mesa principal.
Cogí una tostada con mermelada de fresa, un zumo de naranja natural y una manzana.
—Muchas gracias, Carlos. Por cierto, no tenías razón, en lo primero que he pensado hoy ha sido en que llegaba tarde—Bromeé.
Se rio mientras cogía una tostada de aceite y jamón y un cola cao.
—Vaya, anoche no debí haberte llevado al skate park, nos dimos una buena de andar, ¿eh?
—Sí, tienes razón.
—Oye, Carlos, ¿Sabes ya cómo haremos el corto? No tengo ni idea de qué filmar—Le comenté preocupada una vez terminamos de desayunar.
—La verdad es que no tengo mucha idea… —Se disculpó.
Sonreí, la bombilla acababa de encendérseme.
[…]
Cuando terminamos de grabar, ya era tardísimo, apenas y habíamos parado para comer, estábamos agotados.
Estuvimos repasando el vídeo una y otra vez, lo edité gracias a los pocos conocimientos básicos que tenía sobre edición de vídeos, hasta que quedó perfecto.
—¿Lo llevas tú el lunes?—Pregunté, mientras dudaba de si sacar el pen o no.
—Sí, claro, descuida. —Sonreí, me alegraba poder confiar en Carlos.
—Oye, Carlos, me tengo que ir, que aún no he terminado los deberes y es tarde, ¡Me alegro de trabajar contigo!—Me despedí, dándole un beso en la mejilla.
—Claro pelirroja, un placer.—Me guiñó un ojo.
Salí de su casa con el trípode y la cámara, feliz de haber hecho un trabajo tan bueno.
[…]
El lunes por la mañana, a primera hora tocó presentar los trabajos, el nuestro era el último, por lo que pudimos ver los del resto, algunos eran demasiado cortos, demasiado empalagosos o demasiado sinsentido.
Al fin, llegó el nuestro.
—Señor Navarro y señorita Robles, adelante.—Nos presentó el profesor.
Carlos metió el pen en el ordenador del profesor y pulsó play, el proyector empezó a funcionar.
El vídeo empezaba con una cuenta atrás como en las películas antiguas, de 3 a 0.
Primero salía yo, discutiendo acaloradamente con Carlos como si fuéramos pareja.
—¡Has cambiado! ¡Ya no me quieres como antes!—lloraba la Lydia del vídeo.
Luego, un flashback, un episodio del pasado:
<<Carlos, arrodillado ante mí, recitando a Bécquer: Cariño…
Por una mirada, un mundo,
por una sonrisa, un cielo,
por un beso... ¡yo no sé
que te diera por un beso!>>
Una voz en off: Ese fue el principio de nuestra relación, donde todo era perfecto.
Donde él aún me quería… tanto como para recitarme mis estrofas favoritas de Bécquer.
Otra escena del pasado:
—Cariño, ¿Qué harás para alegrarme cuando me hayas recitado todas las poesías de Bécquer?—Preguntó la Lydia del vídeo con voz melosa.
Carlos sonrió, le encantaba esta parte.
El Carlos del vídeo se colocó de forma que mirase a cámara, y me contestó:
Mientras la ciencia a descubrir no alcance
las fuentes de la vida,
Y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista;

mientras la humanidad siempre avanzando,
no sepa a do camina;
mientras haya un misterio para el hombre,
¡habrá poesía!
Nuevamente, salíamos en el presente, ambos peleándonos.
Al final, Lydia acababa llorando a lágrima viva.
Carlos, al ver llorar a su novia, no pudo más que reblandecerse y abrazarla por los hombros.
—Perdona, mi amor. No llores, por favor.—Le susurraba lo bastante alto como para que se oyese.
En la escena final, salían ambos, mirándose a los ojos, acercándose de forma lenta y sensual.
La verdad es que en la última escena habíamos conseguido un efecto tan íntimo que me sorprendió a mí misma.
Y al final, una voz en off terminaba…
Mientras haya unos ojos que reflejen
los ojos que los miran;
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira;

mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas…
Al son de la voz, los rostros de los personajes se acercaban, y justo cuando sus labios estaban a punto de rozarse, la pantalla se volvió negra.
—Caray, está bastante bien chicos. Además, habéis hecho el vídeo con una profesionalidad excelente. ¡Muy muy muy bien! Si habéis hecho la parte teórica igual de bien, tendréis bastante buena nota. Bravo, bravo.
Me alegré muchísimo, en un acto de efusividad, corrí a abrazar a Martín.
—¡Martín! ¿Lo has oído? ¡Dice que está muy bien! ¿No es genial?—Me frené en seco justo cuando lo vi, con la mirada oscura, rabioso.
—NO-TE-ACERQUES—Me gruñó.
Me quedé paralizada, pero le hice caso, pocas veces había visto a Martín con tan mal humor y pensé que mejor lo dejaba descansar y que se tranquilizase, ya le explicaría luego que aquello había sido un juego con la profundidad, en realidad ni nos besamos ni estuvimos tan cerca como parecía.
—¡Carlos! ¡Buen trabajo!—Lo felicité.
—¿Acaso lo dudabas, pelirroja? —Empezamos a reírnos, contentos.
—Oye, ¿Tu padre, bien?—Temí haber tocado un tema peliagudo, pero su sonrisa me insufló coraje.
—¡Sí! ¡Mañana le dan el alta! ¡Estoy que no quepo de gozo!—Lo abracé, no cabía en mí de lo feliz que me sentía en ese momento.
—¡Enhorabuena! ¡Ya sabía yo que se pondría bien! Me alegro, en serio.—Le di mi más sincera felicitaciones. Me tranquilizó saber que no había sido nada grave al final.
—Carlos, ¿Crees que se han tragado lo del beso?—Pregunté a modo broma.
—Por supuesto, sé hacer muy bien los juegos con la profundidad—Nos miramos y empezamos a reír al recordar que en esa escena, nuestras bocas estaban bastante lejos en realidad.
—Eh, Lydia. Ven aquí.—Sin siquiera preguntar, Martín me pasó un brazo por el hombro y me arrastró hacia una esquina de la clase.
Vi cómo Carlos no me quitaba el ojo de encima, con gesto preocupado.
Oímos que alguien entraba por la puerta, el profesor, supuse.
—Hoy ha faltado Jimena, hora libre en el patio.—Anunció el director.
Entre los gritos de júbilo y la estampida hacia las escaleras que se produjo, perdí de vista a Carlos.
Me dispuse a bajar las escaleras con el resto, pero Martín me paró.
—Tú y yo hablamos aquí y ahora.—Dijo mientras me arrastraba, poniéndome de espaldas a la pared.
—¿Qué pasa, estás bien?—Le pregunté, cautelosa.
—¿QUÉ MIERDAS TE CREES, LYDIA?—Me asusté, nunca, JAMÁS me habían gritado en ese tono.
—Martín, no me gusta que me hables así, mejor…—Un puñetazo peligrosamente cerca de mi cara chocó contra la pared, haciendo una pequeña grieta.
Un escalofrío de terror me recorrió.
—¿M-Martín? ¿Q-Qué haces?—Susurré, asustada.
—No, qué haces tú, Lydia. Que te quede claro que NO quiero volverte a ver con ese malnacido ¿De acuerdo? Eres mía, NADIE más te puede tocar. Mucho menos ese subnormal con patas. PROMÉTEME QUE NO VOLVERÁS A IR CON ÉL.—Me murmuraba al oído con voz amenazadora.
Su cuerpo aprisionaba el mío, con tanto ímpetu que no podía escapar ni moverme.
—M-Martí-ín, no quiero seguir hablando contigo, espérate a mañana que estés más relaj…—Un feroz cállate maldita sea me interrumpió.
Eso me dolió, que me hablase en ese tono, que me montase este numerito, me dolía en el alma.
—No entiendo por qué haces esto, Martín, tú sabes que te quiero. Carlos es un amigo, ¡tú también tienes amigas! Sólo estábamos filmando, Carlos sabe hacer juegos de profundidad, no estábamos haciendo nada ¡Te lo juro!—Todo a continuación pasó muy rápido, pero mis ojos no perdieron detalle.
Martín levantó la mano, dispuesto a cruzarme la cara, a su vez, otra mano, tan rápida como oportuna, lo agarró de la muñeca en el acto, quedando su mano a unos centímetros de mi mejilla, la cual quería golpear.
Abrí los ojos como platos, no podía estar pasando esto.
Carlos había bloqueado a Martín en sólo dos o tres movimientos.
—Nunca, y repito, nunca vuelvas a tratar de pegar a una mujer. Mucho menos a Lydia. ¿Te queda claro?—Le dijo bajito Carlos, con una voz tan firme y autoritaria que me sorprendió.
Le retorció el brazo por detrás, quedándolo a su merced.
Vi cómo se lo llevaba a jefatura, mientras con gesto apenado, me miraba, como temiendo de lo que hubiese pasado si no llega a tiempo.

22 comentarios:

MeeLii dijo...

Sinceramente me encanta la historia, estoi enganchada>.<

CuatroTequieros dijo...

Me alegro,¡Gracias por comentar y si te gusta no olvides seguirme! ^^
¡Gracias!

Cristy dijo...

¡Me ha encantado!, eso sí, ver a Martín tan agresivo en este captítulo me ha sorprendido mucho, sé que está celoso, pero no creo que sea para tanto.Aún así, está muy guay. Estoy súper enganchada a esta historia. 8)

CuatroTequieros dijo...

¡Me alegro de que te guste! :)
Lo sé, Martín está, aparte de celoso, confundido y mal (recuerda que para él son muchas cosas, primero Lydia no estuvo preparada para perder la virginidad, luego Zac le dice que ''Lydia no para de juntarse con el guaperas de clase'', luego cuando Martín le va a dar una segunda oportunidad, Lydia le falla [cuando iban a quedar el sábado] y el pobre está quemado) pero claro, no justifico lo que hizo, por supuesto xD
¡Me alegro de que te guste! En serio, no sabéis lo que significa para mí saber que os gusta :)
¡Gracias!

Anónimo dijo...

Este me gustó más que el 8 y el 9 aun asj veo demasiodo texto para describir el vídeo y después muy poca historiapero esta bien:) es poca hostoria pero intensa:) Lo de Martín es demasiado exaguerado... pero ami Martín no me caído bien nunca...xD sólo al principio:) Ya sabes quien soy :)!:)!:)!

CuatroTequieros dijo...

Bien, me alegro que te guste :D
El vídeo tiene más que nada poesía de Bécquer (que como todos sabemos, no es mía) por lo que no lo cuento :)
Bien, bien, me alegro de que te guste ^^ Y sí, es intensa (:
Claro, la violencia nunca llega a ninguna parte, Martín se ha pasado bastante... menos mal que estaba Carlos ^^
¡Claro que sé quién eres! ;)
PD. Al principio me has hecho dudar... xD

Anónimo dijo...

Capítulo interesante donde los haya... Me alegro de que después de 2 capítulos esperando, Martín haya pasado a la acción. El comportamiento de Martín en mi opinión no tiene justificación... Lydia ha tardado muuuucho en actuar ¬¬ (yo con la primera ''amenaza'', ya habría cortado xD) Antes Martín m caía fatal, pero ahora mi opinión se ve incrementada por sus últimas ''hazañas'' xD Siempre me pareció el típico tonto que se deja arrastrar; y eso lo odio... mejor Carlos, para Lydia ^^ (Aunque a Ariadna tampoco le deseo que acabe con Martín T.T)


En fin... creo que esta vez sí que coincido con la opinión popular, o por lo menos lo que se ha expresado en loa comentarios precedentes al mío ^^

Pues eso... nahc-eigna ^_^

CuatroTequieros dijo...

Me alegro de que te haya parecido interesante :)
¿Te alegras? Mejor que se hubiese quedado quietecito ¿no? xDDD
Yo creo que a estos dos no les queda mucho, pero vamos (;
Lo es, tiene una personalidad de lo más maleable.
Bueno, no digo más, ¡Tenéis que leer para saber cómo acaba! ^^

Sí, por supuesto ^^ Contra la violencia de sexos, tolerancia 0.
Pues eso... nahc-aicul ;)

Felurian dijo...

Me encanta, es muy interesante, no me imaginaba asi a Martin, sigue asi. :)

CuatroTequieros dijo...

Me alegro de que te guste :D
¡Gracias por comentar! ^^

Anónimo dijo...

me ha gustado muchisimo este capitulo, este y el 6 son con diferencia los mejores ! sigue asi! me encanta la historia..me tienes enganchadisima x)

CuatroTequieros dijo...

Me alegro de que te haya gustado y hayas dejado comentario,Mil gracias :)
Muchas gracias ^^

Anónimo dijo...

bueno pues es la primera vez que comento...porque me da pereza xD pero esta muy bien la historia! aunque yo creo que se echa en falta a Ariadna... hace mucho que no hace nada...Quiero mas accion por parte de ella. Gracias...
PD: No te enrolles tanto que da pereza leerlo...Ya lo se, soy vago...me viene de familia xD

Anónimo dijo...

bueno pues es la primera vez que comento...porque me da pereza xD pero esta muy bien la historia! aunque yo creo que se echa en falta a Ariadna... hace mucho que no hace nada...Quiero mas accion por parte de ella. Gracias...
PD: No te enrolles tanto que da pereza leerlo...Ya lo se, soy vago...me viene de familia xD

vademi dijo...

por fin puedo comentarrr!!! que con tantos examenes nunca puedo conectarmee! ya sabes... LA HISTORIA PERFECTAA! auqnue te sigo diciendo que es mu larga.. pero si sigues pensando en lo que me dijiste.... pos valee xD
jajajaa fijate ya somos dos personas que dicen que es mu largaaa jajaja el anonimo de arriba y yoo! ;D

vademi dijo...

por fin puedo comentarrr!!! que con tantos examenes nunca puedo conectarmee! ya sabes... LA HISTORIA PERFECTAA! auqnue te sigo diciendo que es mu larga.. pero si sigues pensando en lo que me dijiste.... pos valee xD
jajajaa fijate ya somos dos personas que dicen que es mu largaaa jajaja el anonimo de arriba y yoo! ;D

vademi dijo...

por fin puedo comentarrr!!! que con tantos examenes nunca puedo conectarmee! ya sabes... LA HISTORIA PERFECTAA! auqnue te sigo diciendo que es mu larga.. pero si sigues pensando en lo que me dijiste.... pos valee xD
jajajaa fijate ya somos dos personas que dicen que es mu largaaa jajaja el anonimo de arriba y yoo! ;D

vademi dijo...

uii lo siento que le ha dado tres veces..xD

CuatroTequieros dijo...

Anónimo: Me alegro de que hayas dejado la pereza a un lado xD Créeme, no estarás echándola en falta durante mucho tiempo xD Intentaré ser más breve... pero no prometo nada, lo siento xD
Por cierto ¿Eres un chico? Me agrada saber que también me leer chicos ^^

Vademi: Sí, yo también estoy de exámenes ahora, es normal, no te preocupes ^^ Jajaja me alegro de que te haya gustado ^^ Sí, sigo pensándolo y lo seguiré pensando ^^
Sí, sí, me he fijado... intentaré ver qué puedo hacer (Por cierto, tengo que contarte una cosa de los A5 :P )
¡Gracias a todos por comentar! ;D

Anónimo dijo...

Olaa! :) saraa deenuuevo;) yasabes kemencantta tu histtoriah! jajaj :)i cuando mas leo,mas pienso ke martin es un autentico gilipollas:) i que caarlos es peerfectoo! jajaj:) poorciertto,donde esta ariadnna? jajaj mencanta esttoih suuper enganxadaa <3

CuatroTequieros dijo...

Hooola Saraa (ya te voy conociendo y todo xD)
Jajaja, muchísimas gracias, a mí me encantan tus comentarios :D

Jajaja uy, tranquila que Ariadna ya saldrá ;D

¡Graacias! :D
Me alegro de que te guste ^^

Anónimo dijo...

jajajaj:)

uiuiui:$ kee me soonrojo ii toodo en! jajaj:)

yaya, yala he vistto,eske me estaba rayando i por eso lo puuse x)

sigue asin:) ! cada dia mehor:) suuertte^^