Sinopsis

Lydia y Martín siempre han sido muy buenos amigos, hasta que Zac, el mejor amigo de Martín, lo convence para que empiece a salir con ella. Algún tiempo más tarde, Zac le dirá que la deje, que no vale la pena. Martín, que siempre ha sido un chico muy maleable, lo hará, por lo que la relación de Lydia y Martín se volverá bastante hostil… por culpa de su ruptura, Lydia se verá obligada a refugiarse en los brazos de Carlos, un amigo del colegio, más tarde ambos acabarán muy enamorados, Lydia de Carlos y Carlos de Ariadna, la mejor amiga de Lydia la cual tuvo un romance con Martín tres años atrás y aún sigue enamorada de él… ¿Y si al final Martín se da cuenta de que Lydia le gustaba de verdad? ¿Será tarde para arreglar su error? ¿Qué pasará entre tantos líos amorosos?

viernes, 30 de diciembre de 2011

Capítulo 2. ¿Que qué?

Capítulo 2.
No sabía la hora que era cuando desperté, algo asqueada por las babas de Lucky, el galgo español negro que años atrás sacamos de una perrera en la cual estaban a dos telediarios de acabar con su vida, vi que esa noche se había quedado dormido al lado de mi cama y por ello me estaba lamiendo el dorso de la mano. 


—Buenos días chico—Mientras lo acariciaba, levanté la vista hacia el despertador, un poco confundida y desorientada. 13:13h — Oh, Dios santo… ¡Es casi la hora de comer!


¿Cómo no me había llamado mi madre, o mi padre… o alguien? Bajé corriendo las escaleras, precipitándome en la cocina. En la nevera alcancé a ver un pequeño post-it que decía… Cariño, volveremos sobre las 21h o así, como ya eres mayor puedes hacerte tú misma la comida o pedir pizzas. Besos, mamá y papá. Tras meditarlo medio segundo decidí que pediría pizza para comer. Cogí el teléfono, pero antes de marcar al Domino’s pizza, telefoneé a Martín.



—Hey baby, ¿qué pasa?
—Martín, ¿qué tal? Menudo fiestón el de anoche, acabo de levantarme.
—Jajaja, menuda lirona estás tú hecha. Pues agradece que no hubo alcohol, que si no la resaca sería impresionante.
—Tranquilo Martín, puedes estar seguro de que aun si hubiese habido alcohol, yo no hubiese bebido. Oye, a lo que iba, estoy sola en casa…
—Déjame adivinar… ¿Ya necesitas de mis fabulosísimos servicios sexuales?— Bromeó, interrumpiéndome.
—Imbécil. Es porque mis padres me han dejado dinero para llamar al Domino’s pizza, ¿te apuntas?
—¿Pizza con mi mejor amiga Lydia? Por supuesto en diez minutos estoy ahí.
—¡Pero solo si traes una peli! 
—¿Qué prefieres: acción, romántica o Disney?
—Hoy prefiero Disney— Siempre me había considerado muy infantil en ese sentido, y lo mejor era que a Martín no le importaba ver películas Disney.
—¿El Rey León? Ahora la están dando en el cine otra vez — 
—Sí, esa estará bien. Voy pidiendo las pizzas ¿Lo de siempre, no?—
—Claro, venga, adiós.


Fui a rebuscar en el cajón de la encimera, donde estaban los folletos de los diferentes restaurantes de comida rápida.


[…]


En cuanto llamaron al timbre corrí a abrir la puerta, seguro que era Martín con El Rey León.
Menuda sorpresa cuando lo vi, con la película a su diestra y una enorme pizza en la siniestra.


—Me encontré con el repartidor de camino a tu casa. —Explicó con una enorme sonrisa.
—¿No te habrás comido nada, verdad?—Lo invité a pasar con un ademán mientras me dirigía a encender el DVD y la televisión.—Martín, ve trayendo la Coca-Cola, está donde siempre.
Lo vi asentir mientras me giraba para alcanzar el DVD. 


[…]


Una hora y media después, estábamos con el estómago a reventar de tanta pizza, y yo, con un rollo de papel higiénico por los mocos, que no eran ninguna novedad pues siempre acababa llorando con casi todas las películas Disney.


—Vamos Lydia, no llores más… es una película… —Se burlaba amistosamente Martín.
—Sí, si ya lo sé, pero es tan triste… —Me sorbí los mocos—Bueno, ahora ¿qué te apetece hacer?
—Umm… ¿qué hora es? He quedado con Zac a las cuatro y cuarto.
—Ahora son las tres y media… se te va a hacer tarde
—Lo siento, me tengo que ir. Nos vemos guapa, adiós. —Se despidió con un beso en la mejilla mientras cogía el cartón de la pizza y la película —Hay un contenedor enfrente del videoclub, me pilla de camino.
—Gracias, adiós—Lo despedí mientras le iba abriendo la puerta. 
Genial, eran las 15:30h y no tenía planes para la tarde… decidí ir a darme una ducha y vestirme para salir a dar una vuelta.


Me puse unos vaqueros a la cintura y una camiseta básica blanca, eso y unas converse rojas, agarré mi móvil y lo eché al bolso mientras cerraba la puerta con llave.


Eché a andar sin rumbo fijo hasta que decidí ir a casa de Lourdes, una amiga que no veía desde hacía dos o tres días.


Mientras caminaba iba algo ensimismada pensando en lo trágica que era la muerte de Mufasa y lo gilipollas que era Scar, por lo que no vi al chico moreno con el que tropecé.


—Eh, preciosa, ¿Por qué no miras por dónde vas?— Dijo con algo de rudeza.
—Perdona, no te he visto
Giré a la izquierda, para llamar al 7ºB del tercer piso amarillo.
—¿Lourdes? Soy Lydia, ¿Te vienes a dar una vuelta?
—Voy volando.—Lourdes era una de las chicas más fiesteras que conozco, un encanto.
Bajó con su pelo rojo bastante bien alisado, y muy maquillada, demasiado.
—Tia, que vamos a dar una vuelta, no a pasearnos por Cibeles…
—Ya, perdona, estaba practicando porque mañana tengo una boda, se casa mi primo tercero. Me has pillado terminando de maquillarme—Sonrió algo avergonzada.
—¡Vaya! ¿El uniceja barbudo al final ha conseguido una novia?—Me burlé, bromeando. Su primo tercero Juan Carlos tenía un terrible problema con el vello corporal, parecía un yeti, más bien.
—Joder tia, tampoco te pases—Intentaba parecer ofuscada, pero se estaba conteniendo la risa.


Estuvimos hablando de temas triviales mientras nos dirigíamos a un parque cerca del centro de la ciudad.
La tarde fue pasando de forma amena y divertida, hablábamos de todo un poco, cuando el sonido de mi móvil interrumpió una no muy interesante anécdota de sus padres en su viaje a París.


—¿Lydia?— Escuché la voz ya conocida de Martín, parecía algo cortado.
—Dime, Martín, ¿Pasa algo?—Era raro que me llamase al móvil, tenía que ser algún tipo de emergencia.
—Eh… bueno, he pasado antes por tu casa… pero no estabas, te he ido a buscar a la playa y Zac ha llamado a Ariadna, pero tampoco estabas con ella.—Sí, definitivamente debía ser importante.
—Perdona, llevo toda la tarde con Lourdes, una amiga de mi antiguo colegio.—Mientras hablaba, iba mirando distraídamente el parque, y me di cuenta de que había oscurecido un poco.
—Eh… yo… esto… creo… creo que… —De fondo me pareció oír algo parecido a un ‘tío que te atrancas, vamos, no seas nenaza’ pero no le presté mayor importancia— Lydia, tenemos que hablar.—Escupió, al fin.
—Habla, ¿qué pasa? ¿es algo malo?—Estaba empezando a asustarme.
—Lydia, ¿podemos quedar mañana? Tengo algo importante que decirte. Y no, creo que no es malo.
—¿No puedes decírmelo ahora?—No me gustaba que me quedasen con la intriga.
Pareció pensárselo un rato…
—Te preguntaré una cosa ahora, y mañana me respondes. ¿te va bien así?— No sabía si había muchas interferencias o Martín estaba realmente nervioso.
—Vamos, me tienes en ascuas.
—Lydia Robles Ocaso… de una manera u otra me he dado cuenta de que te quiero, te quiero y me gustaría salir contigo. ¿Aceptarías ser mi novia?—Decir que me quedé sin palabras se queda corto. Nunca y repito NUNCA me había planteado salir con Martín, es decir, ¡Martín era mi mejor amigo! ¡No podía convertirse en mi novio de la noche a la mañana!


Me di cuenta de que los segundos pasaban y yo no sabía qué decir… y lo peor es que se notaba que no era ningún tipo de broma por su parte.


—Bueno… mañana a las 12 en tu casa. Por favor, piénsatelo. Te quiero mucho, Lydia.—Esta vez fue él quien no me dejó tiempo para contestar, pues hubo colgado antes de que yo pudiese pronunciar palabra.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Jeje... Creo que ya sabes quién soy... Dicho y hecho, me lo he leído como dije que lo haría: a la hora acordada.
Me ha parecido increíblemente diferente a tus historias precedentes; creo que ya tendré la oportunidad de comunicarte de forma más personal mi opinión y así poder explayarme, si me lo permites.
Ahhh, tantas cosas que decir y tantas limitaciones...en fin, ya me entiendes.
Te adelanto un poco de mi conclusión:Sabes (y si no lo sabes te lo digo) que me encanta tu estilo de redactar tus historias. Criterios empleados:

*Trama: Algo ''común'', pero con tu ''toque personal, inconfundible e irrepetible'' respetando en todo momento tu estructura inicial.
*Vocabulario: GRACIAS por no repetir las mismas palabras e ir empleando sinónimos que hagan amena la lectura; eso es algo que no todos saben hacer.
*Personajes: Creo que ya te puedes hacer una idea de los personajes que más me gustan ;) ((he podido observar cierto ''patrón'' a seguir en tus protagonistas)) xD
*Extra: Me ha ''descolocado'' bastante el hecho de que hayas decidido poner fotos de los personajes de la historia. No es en absoluto una crítica, pero personalmente me gusta más imaginármelos como me plazca en base a la descripción física que la historia me aporta; aunque me veo falta del derecho necesario para decirte esto, ya que tú eres la creadora de esta historia y tu deseo puede ser el que no nos desviemos de la imagen que tu tienes en mente de tus personajes, lo cual es completamente comprensible, por otro lado.

Imagínate la de cosas que puedo opinar si esto tan sólo ha sido un resumen muy poco detallado de mi opinión xD. Espero que este comentario sea de tu agrado del mismo modo que tu historia lo ha sido para mí. Como ya he resuelto tu duda inicial (si tu historia me gustaría o no), aquí me despido.

P.D.: He preferido comentar en ''anónimo'' por razones que ya te diré, aunque creo que he dado a entender perfectamente quién soy (he ahí una de las razones por las que he escrito un comentario digno de record por su amplitud xD)

La que come bambú ;3

Schtroumpfette dijo...

Gracias, me alegra que hayas leído la historia, y sobre todo que no te haya desagradado ;)
El resto... ya lo hablamos por msn :P

Leiretxu Martín :D dijo...

Muy buenoo!! Me están encantando los 1. capítulos, y creo que tienes muchísimo talento para escribir. Estoy segura de que dentro de poco alguna editorial se fijará en ti. :) Suerte y ánimo con la historia :D

Schtroumpfette dijo...

¡Muchas gracias! :$
Me alegra que te gusten :D
Jajaja no soy tanto como para eso... :$
Muchas gracias :D

Simplemente Yo dijo...

Hola! :) Acabo de comenzar a leer la historia y por ahora me gusta mucho así que la seguiré leyendo cuando tenga tiempo.
Te sigo! ^^ Si no te importa pásate por mi blog y sígueme si te gusta www.pensamientosdeadolescencia.blogspot.com
Un Beso! <3

Schtroumpfette dijo...

¡Me alegro de que te guste! :D
Gracias por seguirme ^^
Claro, ahora me paso :)